La depilación con láser consiste en emitir un destello de luz con una longitud de onda suficiente para ser absorbida por la melanina o pigmento del vello. Generalmente, la piel es mucho más clara que el pelo, por lo que toda la energía del láser se suele concentrar en el folículo piloso, permitiendo acabar con su actividad de crecimiento.

Diferencia entre la serie luz pulsada:

originariamente, el láser se utilizaba sobre todo en los centros de belleza y salones de estética, ya que esta tecnología resultaba bastante cara. Actualmente, existen numerosas máquinas con precios bastante asequibles, para poder utilizar esta tecnología sin salir de nuestra casa.

Ahora bien, debemos distinguir entre el láser original, y las máquinas de luz pulsada intensa, con las siglas LPI.

Se trata de dispositivos mucho más baratos, precisamente porque el rayo de luz no llega a ser tan concentrado como lo puede llegar a ser el láser. Como consecuencia, el ancho de banda de la longitud de onda incidirá sobre el pelo, pero también puede llegar a calentar el tejido circundante, o sea la piel. Lo que se traduce en menor efectividad.

Un único tratamiento de láser puede equivaler a dos e incluso tres tratamientos con luz pulsada.

¿Cuántas sesiones necesito?

El pelo crece en diferentes ciclos, y el láser puede incidir únicamente en aquel vello que está en la etapa de crecimiento activo. Se estima que el 20% de los cabellos del cuerpo se encuentran en esta etapa de crecimiento, por lo serán necesarios aproximadamente cinco tratamientos para desactivar la mayoría de los folículos de la zona elegida. Pudiendo extender otros tratamientos extra hasta alcanzar las siete u ocho sesiones.

La tecnología de luz pulsada es relativamente rápida. Puedes hacer un tratamiento para una pierna completa en apenas ocho minutos

Factores a tener en cuenta antes de comprar el láser para depilar:

Esta tecnología puede ser utilizada por mujeres en la mayoría de las partes del cuerpo y de la cara. Sin embargo, no debe utilizarse en el cuero cabelludo ni en las zonas íntimas. Los hombres tampoco deberían utilizarlo para la barba ni bigote

Es importante conocer que el color de tu pelo puede afectar positiva o negativamente a su efectividad. Estas máquinas suelen perder eficacia cuanto más claro o rubio es el pelo. Y al contrario, cuanto más oscuro y ondulado y un mayor contraste existe entre el pelo y la piel, se obtendrán unos mejores resultados.

Tampoco utilizar en zonas con pecas grandes, marcas de nacimiento, lunares o tatuajes, ya que este tipo de zonas pueden llegar a absorber demasiada luz del láser y llegar a provocar quemaduras en la piel. La mayoría de máquinas suelen traer un sensor que mide el tono de piel y determina si es o no es adecuado y seguro realizar el tratamiento.

Intensidades:

Algunos modelos que permiten configurar diferentes intensidades para adaptar el tratamiento dentro de un rango que se adapte perfectamente nuestra piel. Esta tecnología es capaz de detectar nuestro tono de piel en una milésima de segundo, por lo que se considera un tratamiento seguro.

Molestias:

Habitualmente, la luz pulsada no produce ningún dolor.

En los tratamientos de láser que se utilizan en los centros de belleza, suelen utilizarse gafas de protección para aplicar los pulsos de luz. Sin embargo, las máquinas de depilar mediante luz pulsa no suelen indicar entre sus instrucciones la necesidad de utilizar este tipo de gafas, aunque siempre es recomendable, ya que el resplandor de los rayos puede ser muy brillante y causar algunas molestias.

Además de láser para depilar, en esta tienda tenemos: